El liderazgo antes que los pendientes

Por esas cosas del destino me encuentro trabajando como ejecutiva de cuentas, que me encanta, pero no es trabajo fácil.

Ser ejecutiva de cuentas no es solo recibir y reenviar mails como muchos piensan, en este puesto aprendí a desarrollar un lado mío que no conocía, y aún me falta muchísimo por aprender y poner en práctica, ese lado es el “LIDERAZGO”.

La mayoría piensa que ser jefe es ser líder. Pero NO, un jefe puede estar encargado/a de un departamento o un grupo de personas, pero no necesariamente es un líder.


Un líder, para mí, es una persona que trabaja hombro a hombro con un grupo cuyo respeto se ha ganado, acompañando proyectos, campañas, trabajo, etc. El líder ayuda a su equipo cuando tiene una dificultad, busca la forma de guiarlo para lograr el objetivo, y si no la encuentra, busca una solución en conjunto con el equipo.

¿Qué necesita una persona para ser un buen líder? Ojo, no estoy diciendo que yo cumpla todo esto, pero me parece que son los puntos claves para poder llevar un equipo y lograr objetivos:



•  Capacidad de comunicarse

•  Capacidad de establecer metas y objetivos. 

•  Capacidad de planeación.

•  Crece y hace crecer a su equipo.

•  Tiene carisma.

•  Es Innovador/a.

•  Integridad de carácter.

•  Capacidad de gestionar las emociones.

Y por último, los errores que hacen que una persona NO sea un buen líder:

•  Falta de capacidad para organizar detalles.

•  Poca voluntad de prestar un servicio humilde.

•  Espera una recompensa por lo que saben en lugar de “lo que hacen con lo que saben”

•  Falta de imaginación.

•  Egoísmo.

•  Deslealtad.

•  Énfasis en el título.

Para ser ejecutivo/a de cuentas, debemos poder ser capaces de poner en práctica algunos de estos puntos y tener en cuenta que no trabajamos solos, que tenemos un equipo con el que trabajamos día a día y dependemos unos de otros para lograr nuestros objetivos.

Por: Elena Peña 


Categorías

Nube de etiquetas